Tipos de cafés

Podemos diferenciar los siguientes tipos de café:

  1. Según el Tueste: natural y torrefacto (tueste)
  2. Solubles y Liofilizados
  3. Descafeinado

Café Liofilizado

El café liofilizado es el café soluble que se obtiene mediante la congelación a -40ºC y a baja presión atmosférica. Tras este primer tratamiento, se eleva bruscamente la temperatura y la presión para transformar el hielo en vapor de agua y deshidratar las partículas de café.

Gracias a esta moderna tecnología se logra mantener un café que conserva hasta el momento de su consumo los más penetrantes y sutiles aromas de los granos utilizados en su preparación.

 Café Soluble

El café soluble es el extracto de café obtenido gracias a la deshidratación o secado del café. Para llevar a cabo este proceso, se pueden utilizar dos técnicas. La más antigua, que data de principios del siglo XX, utiliza la técnica de calor o evaporación mediante la inyección del aire caliente. El otro método utiliza el frío y es el llamado café liofilizado.

Para lograr el café soluble por el primer sistema, se prepara un gigantesco café en cafeteras de acero cerradas herméticamente para conservar los aromas. A continuación se filtra y se elimina el agua mediante la inyección de aire caliente. Cuando el agua se evapora, el polvo resultante es el café soluble, que se envasa al vacío.

Este es un método que se ha ido perfeccionando desde la primera vez que un químico americano de origen japonés, llamado Satori Kato, elaborara el primer café soluble en 1901. El gran desarrollo de este tipo de café tuvo como escenario la Segunda Guerra mundial. La logística del frente y las condiciones de batalla hacían imposible preparar café para toda la tropa, lo que hizo que, desde Estados Unidos, se impulsara la producción de este tipo de café. En esa primera etapa, era muy alta la pérdida de aromas y sabor, sin embargo, la comodidad y practicidad impulsaron nuevas y definitivas investigaciones.

Actualmente, los métodos de producción del café soluble permiten conservar el aroma y el sabor, lo que ha hecho que el café soluble se implante en muchos países del mundo.

Descafeinado

El café descafeinado es el café natural al que se le elimina un alcaloide fundamental: la cafeína. Esta extracción de la cafeína se realiza sobre el café verde, es decir, antes del tostado.

El café descafeinado no está totalmente exento de cafeína. En los países de la Comunidad Europea (CE), el café descafeinado tostado puede contener un residuo de cafeína de un 0,1%, y un extracto de café de 0,3%.

Existen varios métodos para descafeinar el café, que siguen un mismo procedimiento y que sólo se diferencian en los agentes descafeinantes utilizados. Dichos agentes pueden ser el agua, disolventes orgánicos y clorados fundamentalmente. En cualquiera de los casos, el procedimiento es similar: primero se realiza un pretratamiento con vapor de agua hasta alcanzar una humedad del 40%; posteriormente se realiza la extracción de la cafeína con los agentes antes comentados; a continuación se eliminan los posibles restos de estos agentes a través de nuevo de vaporización; posteriormente se procede al secado mediante aire caliente justo antes de proceder al tostado.

Además, el café descafeinado aumenta según un estudio de la revista Nutricional Neuroscience, aumenta la disponibilidad de energía a nivel cerebral, reduciendo el riesgo de sufrir demencia y otras enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer.

Fuente: Federación Española de Café