La recolección

Recolección de café

El momento de la recolección lo marca el color de sus bayas o cerezas, que son las que albergan los granos de café. Adquieren un color rojizo cuando están maduras: la variedad arábica entre los 6 u 8 meses desde la floración, y la robusta tarda entre 9 y 11 meses. Por lo tanto sólo se obtiene una cosecha anual.

Existen dos modos de recolección:

  1. Grano a grano o picking: permite elegir y coger en el propio arbusto sólo aquellos granos que están realmente maduros y sanos. Hay que tener en cuenta que en una misma plantación, no todos los cafetos maduran a la vez, incluso ni siquiera lo hacen al unísono todos los frutos del mismo cafeto. Este sistema es siempre manual.
  2. Por “ordeño” o stripping: consiste en desgranar las ramas desde el interior hacia el exterior. Este sistema puede hacerse bien manualmente o bien con maquinaria. Reduce el tiempo y el coste pero se recogen tanto los frutos rojos como los verdes.

Por último, es interesante saber que en el sabor final del café tiene gran importancia la elección de los frutos: un fruto verde o poco maduro aumenta el sabor amargo del café, mientras que un fruto demasiado maduro da un sabor fuerte y áspero.