Categoría botánica

Aunque existen más de setenta especies de café diferentes, básicamente son dos las que se  comercializan en el mundo: Arábica y Robusta.

COFFEA ARÁBICA o cafeto arábica

Es la que se cultiva más antiguamente, y representa el 75% de la producción mundial de café. Produce un café fino y aromático y precisa de unas condiciones más exigentes (clima más seco y mayor altitud, entre otros). De ahí que el cultivo del arábica sea el más delicado.

El grano de arábica, es alargado con un curso sinuoso. Se caracterizan por su sabor suave, equilibrado y aromático. Su concentración de cafeína en muy baja, tan sólo 0,8%, y lo distinguirás por un punto de acidez. Es la variedad de mayor calidad y la más valorada por los expertos cafeteros.

Originario de Etiopía, se produce mayoritariamente en Latinoamérica y en algunos países africanos como Camerún, Kenia y Tanzania.

Por sus inmejorables calidades organolépticas, es la variedad predomientante en los cafés elaborados por Cafés Salvador.

COFFEA CANEPHORA o cafeto robusta

Es rico en cafeína, fuerte y más amargo, usualmente usado para la fabricación de café soluble o instantáneo y mezclas. El robusta se adpta a terrenos llanos, con rendimientos más elevados, siendo más resistente que el arábica aunque con menos propiedades organolépticas.

El grano de robusta, es redondeado y con un surco recto. Se caracteriza por su sabor fuerte y amargo que perdura en el paladar y su concentración de cafeína es tres veces mayor que el de la variedad arábica, entre el 1,6% y el 2,8%.

Originario del Congo Belga, hoy en día se cultiva no sólo en África sino también es predomientante en Arabia y Oceanía (India, Indonesia, Madagascar y Filipinas, entre otros)