La cafeína

¿Qué es la cafeína?

Es el único componente del café que provoca efectos fisiológicos importantes. Está presente en el té, el café, el chocolate, en bebidas endulzadas sin alcohol.

La cafeína posee un efecto vasoconstrictor a nivel cerebral y esta propiedad permite explicar la presencia de la cafeína en un cierto número de especialidades antimigraña. La cafeína tiene también la propiedad de potenciar la acción analgésica de ciertos medicamentos.

Efectos fisiológicos de la cafeína

La cafeína tiene un claro efecto estimulante, dependiendo de la cantidad consumida. No se acumula pero permanece varias horas antes de ser eliminada y cesar su efecto. Un consumo habitual  minimiza los efectos por tolerancia, mientras que uno ocasional, puede causar un efecto estimulante con una sola taza de café.

En el caso de dejar de consumir café, hay que hacerlo de forma gradual y así evitar posibles problemas como dolores de cabeza, cansancio y somnolencia.

Efectos de la cafeína sobre el metabolismo

Dosis elevadas de cafeína pueden elevar el azúcar en sangre en individuos obesos y diabéticos. La cafeína aumenta las kilocalorías que necesita el individuo en las 3 horas siguientes a su consumo por aumento del metabolismo energético

El consumo de café aumenta la excreción por orina, de agua y minerales (calcio, potasio, magnesio, sodio y cloro). Un consumo excesivo puede disminuir la absorción de Zinc y beneficiar la absorción digestiva del flúor.

Efectos de la cafeína sobre sistemas y órganos

La cafeína tiene efecto contra la migraña, ya que actúa como vasoconstrictor en el cerebro, potenciando la acción de ciertos medicamentos que calman el dolor.

El consumo de café facilita la digestión porque produce un aumento de la secreción gástrica. Tanto el café normal como el descafeinado, aumentan la secreción exocrina del páncreas sin provocar lesiones ni úlceras gástricas.

El consumo moderado no modifica las funciones cardiovasculares, ni la tensión arterial en personas sanas. En el caso de hipertensión o problemas coronarios, es necesario consultar cuál es el consumo adecuado.

El consumo moderado de café no modifica significativamente las funciones hormonales del organismo. Parece existir una correlación entre el consumo de café y una disminución en la intesidad de los dolores premenstruales.

La cafeína en la mujer embarazada

El consumo moderado de café suave en embarazadas bien repartido a lo largo del día, puede disminuir el riesgo de apnea del recién nacido tras el parto.

Dosis moderadas no tienen un efecto perjudicial en el periodo de reproducción ni en la fertilidad. Aunque siempre se recomienda un consumo moderado tanto en mujeres que tienen dificultades para quedarse embarazadas y en especial en mujeres embarazadas durante el tercer trimestre.

Es necesario que la madre lactante evite una concentración de cafeína en la leche materna por riesgo de toxicidad en el recién nacido y por ello se aconseja reducir el consumo de cafeína a 100mg al día (una taza de café).

Dejando al margen la respuesta y tolerancia individual de cada consumidor, en el ámbito de los estudios epidemiológicos, no hay resultados concluyentes en lo que a las contraindicaciones se refiere, siempre y cuando estemos hablando de dosis que entran dentro de lo que se considera “dosis moderadas”.

El comportamiento antioxidante de la cafeína

La cafeína ha sido estudiada por su comportamiento antioxidante frente a algunos de los agentes más frecuentemente responsables del daño celular por estos mecanismos, encontrándose que su efectividad como scavenger (destructor de radicales libres) es semejante a otros potentes antioxidantes como el Glutation y superior al ácido ascórbico. Otros estudios en los que se ha provocado químicamente la obtención de radicales libres, demuestran que la cafeína actuaría fijándose a estas especies potencialmente dañinas y formaría unos derivados de cafeína con oxígeno que habrían cumplido su papel como  “basurero” o destructor de agentes carcinógenos.

Los estudios en grandes grupos de población no obtienen aún resultados concluyentes, pero habría que considerar la trascendencia de que exista un efecto protector y antioxidante en la cafeína e incluso en otras sustancias del café.

Cantidad recomendada de café al día

La ingesta recomendada diaria de café es de unos 250 mg de cafeína al día, o lo que es lo mismo unas tres tazas de café (una taza de café de 150 ml aporta entre 90 a 200 mg de cafeína, dependiendo de la variedad y la preparación). Si se aumenta la dosis, se corre el riesgo de que la cafeína haga sentir efectos tales como agitación, insomnio, taquicardia, temblor y alteraciones gastrointestinales. Pero para que la cafeína sea realmente peligrosa, tendrían que consumirse enormes cantidades de café, de 80 a 100 tazas (10 gramos de cafeína) en media hora.

También hay que tener en cuenta la tolerancia individual, parece que el estrés, el nerviosismo, la tensión y el temor afectan notablemente a la sensibilidad.

Cantidades de cafeína en diferentes alimentos y bebidas:

1 taza de café:

–  Normal: 100 mg

–  Instantáneo: 65 mg

–  Descafeinado: 3 mg

1 taza de té:

–  Infusión: 60 mg

–  Instantáneo: 28 mg

–  Con hielo (vaso): 25 mg

Colas refrescantes: 24 mg

Batidos de cacao: 6 mg

Chocolate con leche: 6 mg

Chocolate negro: 20 mg

Cantidad recomendada de café al día

Fuente: Forum del Café. Café y Salud